Text Size
Sábado, Agosto 08, 2020

Las reglas de deducción de oficina en casa han cambiado (en vigor para los años fiscales a partir del 31 de diciembre de 1999). Los gastos de oficina en casa generalmente incluyen el interés de la hipoteca pagado por el préstamo de tu casa, el impuesto predial y algunos otros “gastos de operación” como seguro, servicios públicos, mantenimiento y depreciación. Todos estos son proporcionales al porcentaje de tu casa que se usa como oficina.

No presumas que porque tu negocio tiene su sede en tu casa automáticamente tienes derecho a aprovechar esta deducción. Para calificar para las deducciones de oficina en casa, dicha oficina debe satisfacer los siguientes requisitos:

(a) La parte de tu casa que designes como tu oficina debe ser usada exclusivamente y regularmente para negocios, y

(b) tu oficina en casa debe ser tu “domicilio de negocios”, lo que quiere decir que es el lugar fijo principal en donde llevas a cabo una cantidad considerable de actividades administrativas o gerenciales del negocio.

Tales actividades administrativas o gerenciales pueden incluir: hacer ventas de productos Amway a clientes minoristas, llamar a otros IBO o prospectos de IBO para fines de negocios, programar juntas o hacer citas, mantener productos o materiales de apoyo al negocio, llevar a cabo eventos y realizar actividades de contabilidad y de pago de cuentas del negocio.

La deducción de oficina en casa se calcula dividiendo la cantidad de pies cuadrados de tu oficina en casa entre la cantidad de pies cuadrados totales de tu casa para llegar a un porcentaje que luego se aplica a los gastos arriba mencionados.

El IRS clasifica las deducciones de oficina en casa en dos categorías. La primera es el interés de la hipoteca y el impuesto predial. Estos son deducibles en el año en que se pagaron independientemente de que tu negocio sea o no rentable. La otra categoría son los gastos de operación. Estos incluyen el seguro, mantenimiento, servicios públicos, renta y depreciación. Los gastos de operación son deducibles solamente hasta en tanto tu negocio sea rentable. Si no eres rentable en un año determinado, de todos modos vale la pena calcular y reportar estos montos porque los montos no permitidos debido a falta de rentabilidad se transfieren a un año futuro en el cual vuelvas a ser rentable.

El IRS ha publicado un nuevo método sencillo de aprovechar la deducción de oficina en casa.

Ahora puedes tomar $5 por pie cuadrado de deducción limitada a 300 pies cuadrados, independientemente de cualquiera de los métodos de cálculo arriba mencionados por la oficina en casa.

No se recupera la depreciación que ya se dedujo al vender tu casa si usas este método.